Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

jueves, 11 de julio de 2013

VERDADERO COMPROMISO

El compromiso es una actitud que debe caracterizar a todos los creyentes. Sin compromiso no podrás cumplir tus metas. Cuando Jesús invita a uno de sus discípulos a seguirlo y este le responde «Señor, deja que me vaya y pueda primero enterrar a mi padre», Jesús le replica «Sígueme y deja que los muertos entierren a sus muertos». Lo que está haciendo Jesús es exigiéndole compromiso, le está diciendo no busques excusas, comprométete!  
Sin compromiso no se puede vivir como discípulos de Jesús. Muchas veces no adquirimos compromisos, creemos que la fe se reduce al ámbito de la celebración. Nos hace falta esa certeza de vida que nos compromete.

Cuál es la dificultad de los católicos creyentes? Que entendemos La Palabra como nos interesa, que la hacemos “lite” y que el culto que atendemos no tiene que ver nada con lo que hacemos.
No nos comprometemos porque no entendemos la importancia del compromiso. Para crecer en el compromiso debemos hacer lo siguiente:

1 Descubre la relación que tienen tus compromisos y tus valores. Haz una lista de tus compromisos y una de tus valores y trata de articularlos para que te des cuentas que has adquirido compromisos que no tienen nada que ver con tus valores y que tienes valores para los cuales no has adquirido ningún compromiso.

2. Asume los riesgos que implica el compromiso. Cuando me comprometo corro el riesgo de fracasar, cuando me tiro al agua corro el riesgo de ahogarme pero si quiero aprender a nadar tengo que lanzarme. Todos queremos permanecer en la zona de confort y generar una vida sin riesgos, pero si uno quiere evitarse todos los riesgos no va a poder existir. Comprométete aunque corras el riesgo de fracasar.

3. Evalúa el compromiso de tus compañeros de equipo. No hay nada más decepcionante que darse cuenta que quienes trabajan contigo no adquieren compromisos. Hay que trabajar con gente comprometida. Si los demás no están comprometidos sácalos de equipo o cámbiate de equipo

4. Pide al Espíritu Santo que te dé el don de comprometerte y que te ayude a hacer bien todas esas cosas que no estás haciendo bien.

Sé una persona comprometida, una persona que con alegría y con gozo sale todos los días a cumplir sus compromisos



Adaptado de Linero, Dia a Día. Caracol TV 8-jul-2013