Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

domingo, 7 de julio de 2013

LA CONCIENCIA ES EL ESPACIO DONDE ESCUCHAMOS A DIOS

PASTILLA PARA HOY DOMINGO 6 DE JULIO DE 2013 La conciencia es el espacio de la escucha de Dios; es el lugar interior de mi relación con Él, que habla a mi corazón y me ayuda a discernir, a comprender el camino que debo recorrer. Un día de su vida, Jesús tomÓ la decisión de ponerse en camino hacia Jerusalén para celebrar su última Pascua, morir y resucitar para llevar a cumplimiento su misión de salvación, lo hace sin vacilar.

Desde ese momento apunta directamente hacia a la meta, a las personas que encuentra y que le piden seguirlo les dice claramente las condiciones: no tener morada fija; despegarse de los afectos humanos; no ceder a la nostalgia del pasado. También les dice a sus discípulos, encargados de precederlo en el camino hacia Jerusalén que no impongan nada a nadie: que si no encuentran a alguien dispuesto a recibirlo sigan adelante.

Porque Jesús no impone jamás, Jesús es humilde, Jesús invita. Si tú quieres ven. Todo esto nos hace pensar en la importancia que para Jesús tuvo la conciencia: escuchar en su corazón la voz del Padre y seguirla. En el Padre, Jesús encontraba la fuerza y la luz para elegir su camino. Jesús era libre y en aquella ocasión pudo haber elegido otro camino. Jesús a nosotros los cristianos nos quiere libres como Él, con la libertad que viene del diálogo con el Padre. Jesús no quiere cristianos egoístas, que sigan el propio ‘yo’, que no hablen con Dios, ni cristianos a ‘control remoto’ que no tienen voluntad, incapaces de creatividad, que buscan siempre conectarse con la voluntad de otro, y que no son libres. ¡Jesús nos quiere libres!. Y ¿dónde se consigue esta libertad? En el diálogo con Dios en la propia conciencia. Si un cristiano no sabe hablar con Dios, no sabe escuchar a Dios en su propia conciencia no es libre. Recientemente vivimos el ejemplo de esta relación con Dios que nos dio Benedicto XVI. Cuando el Señor le hizo comprender en su conciencia cuál era el paso que debía dar, Él lo siguió con gran sentido de discernimiento y valor. Y este ejemplo es un ejemplo que debemos seguir.

  Adaptado de: Papa Francisco, Palabras previas al rezo del Angelus 30-jun-2013 (ACI/EWTN Noticias)

Blog Pastillitas