Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

lunes, 15 de julio de 2013

LA MISERICORDIA

 La voluntad de Dios es que todos los hombres se salven, que nadie se pierda. Por eso cuando decimos hágase tu voluntad lo que estamos diciendo es sálvanos a todos, incluyendo los que me caen mal, los que me hacen daño, mis enemigos. Si amas a los que te aman qué diferencia hay entre los cristianos y los demás? Por eso es que ser cristiano no es fácil. La misericordia se hace realidad cuando somos capaces de amar a aquellos que no nos aman y eso es lo que puede hacer que el mundo cambie.   

Para ser misericordiosos la primera acción es experimentar la misericordia de Dios en nosotros. Darte cuenta que Dios no te ha tratado como merecen tus pecados que Dios te ha dado más de lo que mereces, que todo lo que tienes es regalo de Dios. Cuando uno quiere vivir en clave de misericordia tiene que comenzar por agradecer todo lo que Dios te ha dado. Para ser misericordiosos no basta con recibir la misericordia sino que hay que darla hay que entregarla.

Para ello revístete de sentimientos de profunda compasión, practica la benevolencia, la humildad, la dulzura, la paciencia, soporta a los demás  y perdona siempre que tengas motivo de queja contra otro. El Señor te ha perdonado: haz tú lo mismo (Col 2, 12-13). No hay misericordia sin buen trato. Se humilde, no te creas más que otro, no señales los demás, se sencillo y tranquilo, no te burles del otro de manera malsana. Haz la vida con sobriedad, se tolerante, sobrelleva a los demás. La misericordia donde más se evidencia es en el perdón.  

Linero. Santa Misa Domingo 14 de julio de 2013

Blog Pastillitas