Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

sábado, 6 de julio de 2013

NADIE ES CRISTIANO POR CASUALIDAD

Nadie es cristiano por casualidad. Es cristiano quien recibe una llamada para convertirse en hijo de Dios y la acepta. La certeza del cristiano es que el Señor jamás lo abandona y que le pide seguir adelante en medio de las dificultades.

Dios nos acompaña, Dios nos llama a cada uno personalmente y esa es la seguridad del cristiano. No es una casualidad, ¡es una llamada! Una llamada que nos hace ir hacia adelante. Ser cristiano es aceptar esa llamada de amor, de amistad; esa llamada a convertirme en hijo de Dios, hermano de Jesús; a volverme fecundo en la transmisión a los otros de esta llamada; a convertirme en instrumento de esa llamada.

Hay tantos problemas, hay tantos momentos difíciles que se presentarán en el camino. Jesús pasó por muchos de esos momentos pero siempre los superó con aquella seguridad: ‘El Señor me ha llamado, el Señor me protegerá tengo confianza en Él y lo sigo’.

El problema no es ser pecadores pues todo lo somos, el problema es ir adelante con el Señor, ir adelante con aquella promesa que nos ha hecho y compartirla con los demás, contar a los otros que el Señor está con nosotros, que el Señor nos ha elegido y que Él  jamás nos dejará solos.

Que el Señor nos dé a todos el deseo de ir adelante en medio a los problemas; ir adelante sabiendo que Él me ha llamado, que me ha prometido cosas bellas y que Él está siempre conmigo.

Adaptado de la homilía del Papa Francisco del 25-jun-2013. (ACI/EWTN Noticias).-