Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

sábado, 13 de julio de 2013

EL SAMARITANO


Un maestro va donde Jesús y le hace una pregunta capciosa: que debo hacer para conseguir la vida eterna? Jesús le relata la parábola del Buen Samaritano y le deja claro que lo que caracteriza la actuación de  un creyente es el amor, un amor que no son palabras sino una forma concreta de actuar:

1.       Hay que cumplir todos los mandamientos desde el amor. Lo importante no es no hacer sino amar. Hay mucha gente que no mata, que no roba que no desea la mujer del prójimo pero que no es capaz de desbordarse por los demás. Si no amas aunque hagas todo lo demás no eres más que una campana que resuena

2.       Amar es una decisión. Amar es dar la vida por el otro e implica conversión, implica que tu corazón pertenezca a Dios.

3.       Como expresar nuestro amor en la vida diaria?  Como lo dice la parábola del Buen Samaritano: un hombre que baja de Jerusalén a Jericó es atracado y lo dejan casi muerto. Dos religiosos, (un levita y un fariseo) pasan al lado de este hombre y siguen de largo. Muchas veces nos comportamos así como hombres y mujeres que creemos que el cumplimiento de una norma religiosa da salvación y se nos olvida el amor. Vivir en el amor significa servirle a aquel que no tiene como pagarnos. Amar a los que nos aman no tiene gracia, hay que amar a aquellos que no tienen como respondernos.

4.       El que atiende al herido es un samaritano. Jesús pone como ejemplo a un samaritano para dejarnos claro que el problema no es de sectas ni creencias, los samaritanos eran enemigos de los judíos. El que va a hacer la praxis de amor es alguien que no es del grupo, alguien que no está comprometido, sin embargo es el único que se comporta como prójimo. Cuando los cristianos seamos como este samaritano nos van a creer, pero los cristianos de hoy no nos comprometemos con el frágil. Lo que más necesitamos es compromiso social. No analices quien es tu prójimo, sé tu prójimo para el otro. El hombre tirado en el suelo y medio muerto es el prójimo que necesita de mí. Esa es la experiencia capaz de cambiar el mundo. Es cierto que necesitamos una práctica litúrgica pero mucho más que eso necesitamos de una praxis de amor. La misericordia es la expresión más bella del amor de Dios.

Linero en Día a Día, Caracol TV, 10-jul-2013