Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

martes, 7 de mayo de 2013

SE PREVISIVO

Llegado el verano, una hormiga que rondaba por el campo recogía los granos de trigo y cebada, guardándolos para alimentarse durante el invierno. La vio un escarabajo y se burló de ella al verla tan ocupada en una época en que todos se abandonan a la buena vida.  Más tarde, cuando llegó el invierno, el escarabajo fue a pedirle a la hormiga una limosna de comida.  Entonces respondió la hormiga: “Mira escarabajo, si hubieras trabajado en la época en que yo lo hacía y tú te burlabas de mí, ahora no te faltaría el alimento”. Nosotros, como la hormiga y el escarabajo, al pasar por la vida experimentaremos distintos “tiempos”.  Todos podemos esperar épocas en las que disfrutemos de abundancia relativa y otras en las que nos toque un poco de estrechez.  La fidelidad de Dios nunca falla pero, el guardar para momentos de estrechez (no sólo la nuestra sino es especial de la de los demás) nunca está de más.  No sólo es una buena práctica (bien expresada por el ahorro sistemático) sino que es reflejo de sabiduría al reconocer que Dios nos da más de lo que realmente necesitamos para cubrir nuestras necesidades, ayudar a los demás y un poquito más.  Seamos sabios en nuestro trabajo y en nuestras finanzas.  

Adaptado de Raúl Irigoyen

Blog Pastillitas