Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

viernes, 10 de mayo de 2013

LA HEMORROISA


Hay cinco personajes anónimos en el evangelio de Marcos que representan de alguna manera el comportamiento de muchas personas y de quienes tenemos muchas cosas que aprender: La Hemorroisa, el Joven Rico, Los Amigos del Paralítico, el leproso y el endemoniado de Jeraza. Vamos a revisar que nos aporta cada uno de ellos.

LA HEMORROISA

La Hemorroisa era una enferma que presentaba flujos de sangre (un tumor?). Esta enfermedad era legalmente una impureza. Eso era así durante los ritmos naturales, pero este caso era más fuerte aún pues era un flujo que no paraba. Estaba prohibido tocar o acercarse a una mujer en esas circunstancias. La Hemorroisa pasó 12 años intentando sanarse y gastó toda su fortuna en hacerlo. Ella fue una mujer que se esforzó e intentó alcanzar lo que quería por lo que su sensación de fracaso debe haber sido grande.

En ella se juntan la timidez y la audacia. Por una parte es tímida pues no se atreve a pedir el milagro a Jesús directamente. Por otra, su fe le lleva a creer que con sólo tocar la orla del vestido de Jesús bastará para curarse. Con este doble juego de pensamientos y sentimientos se ingenia para realizar su propósito. Busca un momento en que mucha gente rodea al Señor; y cuando éste avanza entre estrecheces, se abre paso con decisión y esfuerzo y toca la orla del vestido de Jesús. En ese mismo instante se secó la fuente de sangre y sintió en su cuerpo que estaba curado.

Ahora es capaz de encontrar la sanación sin mucho dinero y esfuerzo, simplemente estira la mano y toca el borde del manto de Jesús. El borde del manto representa el amor de Jesús que está puesto allí para que lo toquemos. La Hemorroisa fue una luchadora que hizo todos los esfuerzos por sanarse. Así debemos ser nosotros. Sintámonos como La Hemorroisa capaces de vivir el amor de Jesús y hagamos el esfuerzo necesario para alcanzarlo.


Adaptado de Linero Día a Dia Caracol TV 9-mayo-2013 y de http://encuentra.com/sin-categoria/la_timida_audacia_de_la_hemorroisa____13871/

Blog Pastillitas