Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

miércoles, 29 de mayo de 2013

LA CULTURA DEL BIENESTAR

Para seguir a Jesús hay que apartarse de la cultura del bienestar y de la fascinación por lo provisional. En este sentido las riquezas son un impedimento en el camino hacia el Reino de Dios. Cada uno tiene que hacer un examen de conciencia sobre sus riquezas y que es lo que le impide seguir a Jesús.  Hay dos tipos de riquezas: las culturales y las de la fascinación por las cosas temporales. La segunda, nos lleva a la cultura del bienestar que nos hace poco valientes, vagos y egoístas.  “El bienestar es una anestesia que lleva a los hombres a enamorarse de lo temporal, a no asumir nuevos compromisos” por ejemplo los que dicen: “no, no, más de un hijo no, ya que no podemos ir de vacaciones, no podemos ir allá, no podemos comprar la casa…”. “(…) Estamos enamorados de lo provisional (…) las propuestas definitivas que nos hace Jesús no nos interesan. Lo provisional, por el contrario, nos gusta, ya que tenemos miedo del tiempo de Dios, que es definitivo”.  Dios es el “Señor del tiempo”, mientras que los hombres “somos los señores del momento” “¡Cuantas parejas de novios se casan pensando: ‘hasta que el amor dure y después veremos’!. Esta es parte de la fascinación por lo provisional”,  es necesario cambiar lo provisional por definitivo, el que se case debe hacerlo sabiendo que el matrimonio “es para toda la vida”.  

Adaptado del Papa Francisco: Homilía de la misa del 27 de mayo de 2013