Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

martes, 4 de junio de 2013

DAD A DIOS LO QUE ES DE DIOS

Un cristiano no es un ser de otro planeta, un cristiano debe ser la presencia de Cristo en la sociedad lo que hace dando a Dios lo que es de Dios, esto es, afirmando siempre nuestra fe; dando ejemplo de coherencia a los que no creen en Jesús. Es vivir de cara a Dios, dándole lo que le corresponde.  “Dar al César lo que es del César” significa que no podemos olvidarnos de nuestras ocupaciones y deberes en la tierra, más en la actualidad exageramos nuestras ocupaciones terrenas restando el tiempo y las cosas que le corresponden a Dios. Es allí donde la frase de Cristo se actualiza. ¿Estoy yo dedicándole el tiempo que le corresponde a Dios o me estoy excediendo con el impuesto al César y dejando a Dios solo lo que sobra?. El César es un rey distinto para cada uno, para unos es la pérdida de tiempo en el juego, en la farra, para otros es el agobio causado por el estudio o el trabajo excesivo. El César en sí no es malo, pero cuando usurpa el papel de Dios se convierte en un tirano nocivo y déspota.

¡Señor!, gracias por recordarme cuáles son las prioridades en mi vida. Señor, que no dude en darte generosamente el tiempo y las cosas que te mereces. Señor, ilumíname cuando me exceda con las cosas de este mundo, para que pueda escapar de sus garras y tener claro los límites entre lo tuyo y mis demás ocupaciones. Gracias por enseñarme con tu ejemplo a dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.



Adaptado de: Víctor Hugo Gamboa | Catholic.net