Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

lunes, 6 de agosto de 2012

Tus tigres y tus temores


Hace varios años un circo desarrolló un acto con tres tigres de bengala. Cuando el entrenador entraba en la jaula se cerraba la puerta y comenzaba el acto.  
Una noche, en medio de la actuación se apagaron las luces. Por varios segundos el entrenador estuvo encerrado con los tigres en la oscuridad. Los tigres tienen una visión nocturna superior al hombre por lo que podían ver al entrenador, pero el entrenador no podía ver a los tigres. Cuando regresaron las luces, el entrenador terminó su actuación.

Cuando le preguntaron cómo se había sentido, él admitió que sintió temor al principio, pero luego se dio cuenta de que aunque él no podía ver a los felinos, los felinos no se darían cuenta si él no les demostraba miedo por lo por lo que  continuó sonando el látigo y hablándoles hasta que las luces regresaron. Los tigres nunca supieron que el entrenador no los podía ver.

Cuando sientas temor, sigue hablandole a los tigres para que ellos no se den cuenta de tu temor. ¡Ellos obedecerán tu voz de fe!

Salmo 23:4
Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento.