Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

jueves, 30 de agosto de 2012

Que se gana con la mentira ?


Cuando era un joven de 18 años vivía con mi familia a 20 Km de la ciudad. Un día mi papá me dijo que lo acompañara a la ciudad porque tenía que hacer una diligencia y que mientras Él hacia la diligencia le llevara el carro al taller, que esperara el carro y fuera a recogerlo a él en el mismo sitio que lo había dejado, a las 5:30 pm hora en que concluía su reunión.

Dejé el carro en el taller y me fui al cine. Cuando caí en cuenta ya eran las 5:30 pm. Salí corriendo recogí el carro y me fui a buscar a papá.  Cuando llegué eran las 6:00 pm, entonces papá me preguntó porque había llegado tarde y le contesté que los mecánicos se habían tardado más de lo acostumbrado en la revisión del carro. Papá sabía que le mentía pues había llamado un par de horas antes al taller y le habían dicho que el carro estaba listo. Así que me dijo, porque me mientes? Algo anda mal en la manera que te he criado pues no te he dado la confianza para decirme la verdad. Voy a reflexionar y para ello voy a caminar los 20 km que hay hasta la casa.

Así que vestido con su traje de oficina y sus zapatos de cuero caminó hasta la casa por senderos oscuros y sin pavimento. Yo manejé 5 horas y media detrás de él viéndolo sufrir la agonía de una mentira estúpida que yo había dicho. Ese día decidí nunca más mentir.

Alguien le preguntó una vez al gran Aristóteles: “¿Qué se gana con la mentira?”. A lo que él respondió: “Que no te crean cuando digas la verdad” 

Renuevo de Plenitud