Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

martes, 26 de marzo de 2013

No seáis nunca hombres y mujeres tristes: un cristiano jamás puede serlo.
Jesús no entra en la Ciudad Santa para recibir los honores reservados a los reyes de la tierra, a quienes tienen poder, a quienes dominan; entra para ser azotado, insultado y ultrajado. 
 
esús entra en Jerusalén para morir en la cruz. Y es precisamente aquí donde resplandece su ser rey. Sois príncipes, pero de un rey crucificado. Ese es el trono de Jesús.
Nunca os dejéis vencer por el desánimo. Nuestra alegría no es algo que nace de tener muchas cosas, sino de haber encontrado a Jesús. Nosotros acompañamos, seguimos a Jesús, pero sobre todo sabemos que él nos acompaña y nos carga sobre sus hombros: en esto reside nuestra alegría, la esperanza que hemos de llevar en este mundo nuestro. ¡No os dejéis robar la esperanza que nos da Jesús!.

Frases de la homilía del Domingo de Ramos del Papa Francisco