Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

lunes, 11 de marzo de 2013

LA CARACTERIZACIÓN DEL PADRE

La parábola del “hijo prodigo” debió ser escandalosa porque presenta un dios
distinto
 al dios de los escribas y fariseos y al dios que nosotros mismos tenemos
metido
en la cabeza. Ellos estaban acostumbrados a un dios que imponía una ley, a un dios que castigaba y que se vengaba de
quienes
 la embarraba
n
. Así siguen muchos  actualmente predicando
a Dios. Pero ese dios lo único que causa es amargura. El dios de Jesús es otro,
antes que todo
es padre. Pero no como los padres que abandonan los deberes de su casa con la excusa de ser padres proveedores: “yo traigo todo para la casa, encárguense ustedes de lo demás”. El Padre de esta parábola es distinto
:

1. Es un padre generoso. Un padre que no codicia lo suyo a pesar de ser quien
lo
ha trabajado, porque comprende que más que la herencia lo importante es la relación con los que están a su alrededor. Es un padre generoso no le dice al hijo espérate que crezcas para darte lo tuyo
,
sino que se lo entrega a pesar de que no lo merece.
2. Es un padre que respeta la libertad del hijo. El hijo pidió la parte de su herencia y se fue
,
y el padre respetó su decisión. Es un padre que quiere persuadirte, quiere seducirte pero no quiere imponerse.
3. Es un padre que no olvida a su hijo, no lo da por muerto. Acepta la libertad del hijo pero no lo olvida. El texto dice que el padre se asomaba a la puerta de la casa para ver si el hijo regresaba. Aunque el padre lo dejó ir de la casa nunca lo dejo ir de su corazón.

4.
Es un padre que se conmueve.
Nos encontramos con un dios
co
n el regreso de su hijo
se conmueve 
aunque
el hijo
hubiese sido ingrato.

5.
Es un padre
que perdona su hijo sin castigo
. Perdona
, sin exigirle purificación, sin seguirle juicio. Ya bastante había sufrido como consecuencia de sus malas decisiones
como para someterlo a otro castigo
. Lo que pasa es que muchos hoy aman a dioses sádicos, a
d
ioses que dicen que la gente tiene que sufrir ahora para poder gozar más tarde. Al Padre
. al Dios de Jesús,
no le importa que el hijo venga impuro, sino que se le lanza al cuello para abrazarlo, no le dice primero te purificas y después te perdono.
6. El padre manda a hacer una fiesta. Estar con el padre es estar en fiesta. El que tiene cara de amargado no está con Dios por mucho que se persigne. Estar con el padre es
vivir
la verdadera fiesta
Linero Santa Misa 10 de marzo de 2013