Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

martes, 12 de marzo de 2013

ME DEJAS VOLVER SEÑOR?


ME DEJAS VOLVER SEÑOR?


¿Apuntarás en tu agenda mis faltas?
¿Tendrás en cuenta mi soberbia y autosuficiencia?
¿Me exigirás aquello que te pedí para malgastarlo?
¿Me darás la espalda cuando me veas venir de lejos?
¡CLARO QUE TE DEJO VOLVER HIJO MÍO!
Entra en esta tu casa y vístete con el traje de fiesta
Siéntate y comparte con tu hermano, el alimento de tu Padre
Perfúmate para que tu vida pasada quede en el pasado.
Y, esos si ¡abrázame hijo mío!
Porque los hombres sois como sois pero yo tengo un corazón de Padre y mi corazón hoy más que nunca desborda de felicidad
¡No hay mayor dicha para un padre que ver de nuevo a su hijo!

Adaptado del P. Javier Leoz Ventura