Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

domingo, 24 de marzo de 2013

Domingo de Ramos

El Domingo de Ramos abre solemnemente la Semana Santa con el recuerdo de la entrada de Jesús en Jerusalén. Por un momento la gente revivió la esperanza de tener consigo al que venía en el nombre del Señor. Al menos así lo entendieron los más sencillos que acompañaron a Jesús como un Rey. San Lucas habla de gente que iba alfombrando el camino con sus vestidos al tiempo que gritaba: "Bendito el que viene como Rey en nombre del Señor. Paz en el cielo y gloria en lo alto". Las mismas palabras que 33 años antes habían anunciado el nacimiento del Señor. Desde el siglo IV, en Jerusalén se celebraba este día con una procesión multitudinaria. Y la cosa gustó tanto a los peregrinos que occidente que la Iglesia de Roma dejó plasmada en esta procesión de ramos una de las más bellas celebraciones de la Semana Santa. Con ella entramos en la Pasión y anticipamos la proclamación del misterio, con un gran contraste entre el camino triunfante del Cristo del Domingo de Ramos y el Viacrucis de los días que le siguen. La liturgia de los ramos anticipa en este domingo el triunfo de la resurrección; mientras que la lectura de la Pasión nos invita a entrar conscientemente en la semana de la Pasión gloriosa y amorosa de Cristo el Señor: la Semana Santa.

Adaptado de: http://www.aciprensa.com/