Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

lunes, 18 de marzo de 2013

LA ORACIÓN DE INTERCESIÓN






Dios saca a los israelitas de Egipto bajo el liderazgo de Moisés. Al comienzo los israelitas están felices, jubilosos y agradecidos a Dios, pero muy pronto se olvidan y dicen ya no lo necesitamos. Construyen un becerro de oro y lo adoran. El texto muestra un Yahvé furioso que dice: no acepto más el desagradecimiento de este pueblo, sin embargo Moisés intercede ante Dios y Dios lo perdona.   

Los hombres somos desagradecidos, olvidamos rápido las bendiciones que Dios nos da. Cuando reviso mis años de vida encuentro las muchas bendiciones y las  muchas cosas que Dios me ha dado. Cuando Él me bendice, canto con gozo, con felicidad pero cuando pasa el tiempo creo que ya no necesito más de Él, creo que ya no me hace falta y me hago un idolatra, amo otros dioses. No seas desagradecido, has recibido muchos regalos de Dios.

Se agradecido también con los hermanos que han compartido la vida contigo, que te han dado cosas buenas. Se agradecido con todos los que en algún momento te ayudaron.

Me encanta la intervención de Moisés, Dios le dice a Moisés que los va a abandonar que los va a dejar a su suerte, que les vaya como sea, sin embargo oye la intercesión de Moisés y cambia su decisión, los perdona y sigue al lado de su pueblo. Este testimonio nos da a entender la importancia que tiene la oración de intercesión y como Dios la oye.  La intercesión es eficaz por la misericordia que alcanza de Dios. Por eso fue impactante la petición del papa Francisco al iniciar su pontificado cuando pide al pueblo: oren por mí, intercedan por mí.

Adaptado de Linero Caracol TV