Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Seguimos camino a la Navidad


Seguimos camino a la Navidad. Lo más importante es dejar que Jesús nazca en nuestro corazón y eso es lo que buscamos. Para ello hay que echar del fuera del corazón lo que no es de Dios con tres actitudes:
1. Salte de tu pequeño mundo. No sigas con esa visión estrecha que tienes de la vida, no sigas pensando solo en ti porque tu comportamiento seguirá siendo el mismo. El mundo no se acaba donde se acaba tu visión. Hay otros seres que son radicalmente diferentes a ti pero que tienes que conocerlos y respetarlos como compañeros de camino que son.
2. Deja tu ego fuera. Un egoísta es una persona que piensa demasiado en si misma y muy poco en los demás, así no se puede vivir en Navidad. No puedes esperar que el niño Dios viva en tu corazón si no eres capaz de pensar y valorar el otro. Cuidado con creer que eres el eje del mundo, así no podrás vivir la Navidad por mucho que adornes tu casa. Si no te das cuenta que hay otros que necesitan de ti, no podrás vivir la Navidad. La Navidad exige cambios profundos en tu ser. 
3. Entiende que es lo que te da la felicidad verdadera. Creemos que felicidad es lo que da placer a nuestros sentidos. Indudablemente los satisface, es sabrosa pero da paz y satisfacción Lo que da paz y satisfacción es saber que ayudamos a los demás.  

Linero 041212