Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

lunes, 10 de diciembre de 2012

Juan El Bautista


Otro personaje de adviento es Juan el Bautista quien viene para darnos esperanza y exigirnos conversión. Conversión es permitirle a Dios que continúe su obra creadora en mí.
En el evangelio Lucas nos ubica en la historia diciéndonos quien era rey, quienes eran los jefes de los sacerdotes cuando Dios llamó a Juan para que profetizara. Lo hace no porque la biblia sea una crónica histórica, sino porque quiere dejarnos claro que lo que dice es un hecho que realmente ocurrió, que no es un mito ni una fantasía.  
El segundo hecho que quiere demostrarnos Lucas es que Juan el Bautista era un profeta. Profeta es aquel que Dios envía para que hable de parte suya a los hombres. El profeta recibe un llamado de Dios para que anuncie su palabra. Juan fue seleccionado por Dios para esa tarea. El Señor lo llena con su espíritu y lo capacita, para que lo haga. 
El tercer hecho es que Dios llama a Juan en el desierto. El desierto más que un lugar geográfico es en un lugar teológico. Desierto significa soledad, aridez, falta de esperanza, miedo, muerte. .
La tarea que Dios le da a Juan es la de presentar su pensamiento y su voluntad: ir por toda la región del Jordán anunciando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados. 1) Anunciar la llegada de la salvación con Jesús, 2) Que solo quien está preparado para la venida del Señor puede encontrar su salvación, 3) Que la salvación es para todos y no para un grupo en particular.
Juan nos invita a prepararnos para la la navidad abriendo el corazón y dejando que Dios siga haciendo su obra creadora en mí.