Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

martes, 29 de julio de 2014

LOS CAPRICHOS

Cada vez que nos encaprichamos dejamos de ser agradecidos, dejamos de pensar en nosotros para pensar en otra persona en otro objeto. Un joven que se encapriche en un jean de una marca, llora para forzar a sus padres que se lo compren, no acepta otra marca mas económica. Ese joven pierde de vista que el jean no lo hace mejor ser humano, ni siquiera mas atractivo para los demás. Su valor no se lo da el jean, su valor lo lleva adentro desde el vientre de su madre. Las cosas un día se acaban y deberán ser reemplazadas, pero las personas no pueden ser reemplazadas porque su valor es inestimable. Todos lo seres humanos tenemos la misma dignidad y aunque no tengan nada material todos merecen el mismo respeto.


Tarea: Despréndete de algo que te gusta y ayuda a una persona de escasos recursos


Linero. El Man Está Vivo. Oracional Diario No. 137. 7-mar-2014