Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

viernes, 21 de septiembre de 2012

El sentido de la paz

En la época de San Pablo la misa tenía dos partes: La primera parte era un ágape donde compartían quienes participaban y la segunda era la celebración.

En la carta a los Corintios San Pablo se queja de que en la primera parte los ricos no compartían con los pobres dividiendo la comunidad en dos grupos, los ricos y los pobres y eso era inaceptable, pues la eucaristía tiene dos dimensiones la vertical de compartir con el Señor y la horizontal de compartir con los que están a nuestro alrededor. Pablo les reclama que están perdiendo la dimensión horizontal. Hoy seguimos celebrando como entonces, estamos pendientes de la relación vertical y olvidamos la horizontal. Allí surge una pregunta: ¿como puedo hacer comunión con el que no veo si no la hago con los que veo?

Ese es el sentido del rito de la paz que se hace en la Eucaristía, la paz no es para decirle al otro “la paz esté contigo” sino es reconocer que es mi hermano, que juntos formamos la Iglesia. La actitud religiosa verdadera se da cuando sirvo al hermano, cuando vivo en comunidad con él, cuando vivo a favor de aquel que me necesita. Que importante es que aprendamos a abrir la mano para ayudar al otro. Que importante es que vivamos a la manera de Jesús.

linero día a día