Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

miércoles, 19 de septiembre de 2012

El discípulo y el Maestro


EL discípulo tiene cuatro características:

PRIMERA. Vive en relación permanente y constante con su maestro: construye toda su vida en relación con Él. Cuando está triste, cuando está alegre, cuando tiene problemas, cuando está enfermo y cuando goza de buena salud. Siempre está con su maestro. Hay gente que solo se acuerda de Dios por momentos, cuyas prácticas religiosas son rutinarias. Van a misa por cumplir no porque lo sienten. Ser discípulo significa que el Señor es parte de tu vida. A los discípulos no les preocupa la muerte porque están con el Señor. Esto se logra con el dialogo permanente. Conversas constantemente con las personas que amas de cualquier cosa, como los enamorados, como los amigos. Te has preguntado de que se hablan los enamorados, de que hablan los amigos?: de todo, de cualquier cosa. 

Pues así debe ser tu relación con Dios. El dialogo es tan seguido que el discípulo termina pareciéndose al maestro así como un amigo termina pareciéndose a su amigo o la esposa a su esposo. No se puede tener una relación de momenticos, una relación de cuando nos conviene, no puedo creer en discípulos que roban y dan limosna.

Linero Día a Día Caracol