Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

sábado, 21 de julio de 2012

Triunfar con valores


No está bien creer que hay que ganar, hacer dinero o triunfar a como de lugar. Ese camino que puede traer alegrías en un momento  termina llevándote a la frustración y a la derrota.

Tiene que existir coherencia entre lo que haces y los valores que proclamas. A veces nos quejamos de la manera como la sociedad se nos está cayendo a pedazos o por las atrocidades que leemos en nuestros periódicos. Una de las variables que explica esas situaciones es creer, enseñar y proclamar que hay que lograr los objetivos cómo sea.

¿Cómo puedes lograr la victoria sin traicionar los principios fundamentales de tu ser?

1. Se creativos, no te quedes quieto, no dejes que los inconvenientes te subyuguen sin intentar un camino diferente. Ordena de modo diferente las acciones de tu vida e intenta otras alternativas.  

2. Se bondadoso; cuando uno es tacaño, cuando no da, cuando no comparte, se encierra, se olvida de conseguir el resultado por cuidar la posición en la que se está para que otro no pueda acceder a ella. Es increíble la gran cantidad de gente que no logra nada, para que otros no se beneficien de sus victorias; el típico ejemplo es aquel que prefiere que le pongan una mala nota a que otro se gane una buena sin merecerlo.

3. Respeta al otro. Las interpretaciones, los sentimientos y las ideas que tienen otros pueden ser diferentes a las tuyas pero son igual de dignas, de importantes, de valiosas, siempre uno encuentra una idea acertada en quien discute conmigo.

4. Se leal; que los otros sepan que juegas bien, que respetas las reglas, que no usas atajos, ni trampas, que no sacas ventajas injustas de tu posición o de tus relaciones. .

5. Comprende que no todo se pesa por el dinero que cuesta, hay realidades que son más importantes que el dinero o que el éxito logrado a costa de trampas y engaños.