Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

viernes, 13 de julio de 2012

El poder de la mente, don de Dios


Lo que capta tu mente y la mantiene ocupada es lo que gobierna tus acciones. El lugar donde te encuentras hoy es consecuencia de los pensamientos que tuviste ayer. Si quieres tener un futuro mejor tienes que hacer que los pensamientos que dominen tu mente sean distintos, constructivos, mejores. Tú eres lo que piensas, por eso tienes que pensar de manera sana. La buena noticia es que si lo deseas tu puedes cambiar tu manera de pensar.

Tu puedes controlar tus pensamientos y en consecuencia tu manera de actuar. La condición principal es saber que la mente no nos gobierna sino que somos nosotros los que controlamos la mente. Nuestros sentimientos son consecuencia de nuestros pensamientos. Los sentimientos son los que empujan nuestras emociones. Si controlamos nuestros pensamientos controlaremos nuestras emociones. Por ello si adquieres una actitud optimista, llevarás adelante una vida alegre, una vida agradable

Dios nos ha dado la mente para que con ella construyamos nuestra vida. Lo peor que te puede pasar es pensar que la vida nos lleva a donde ella quiera y no a donde nosotros queramos.

Si los pensamientos que dominan tu vida son pensamientos de que todo te va a salir mal entonces te irá mal. No pienses así, piensa que tu tienes el control y por ello piensas, sientes y actúas como tu quieres. Záfate de los pensamientos negativos, de los pensamientos destructivos. Actúa de una manera diferente y vive creyendo en la acción poderosa de Dios

Adaptado de una charla del P; Linero