Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

domingo, 20 de octubre de 2013

EL ABURRIMIENTO

El hombre de hoy tiene miedo del aburrimiento. Nada lo asusta más que estar aburrido. Pero hace todo lo posible por aburrirse, pues una vida que se construye desde lo superfluo conduce al hastío. Un proyecto de vida que es guiado por la urgencia de lo material y del egoísmo, termina sumido en rutina que le quita todo el sentido a la vida y la hace gris y aburrida. ¿Cómo no aburrirse? Miro la vida de Jesucristo y veo a alguien sin trazos de aburrimiento. Por eso creo que Él es el modelo para todos aquellos que no quieran aburrirse. 1. Jesús vive la vida desde la hondura de Dios, deja que esa fuerza de Dios que nos llena, lo empuje a actuar y a asumir los retos y los desafíos. No se deja capturar por la ilusión que producen los bajos valores; sino que está siempre buscando el encuentro con El Padre Dios. No hay tiempo para aburrirse en la vida de un hombre al que el Espíritu reta todos los días, incomodándolo para que rompa ataduras y deje a un lado el confort que adormece. 2. Habla de Dios y dice lo que Dios le manda así cause rechazo y rabia entre quienes lo escuchan. No quiere acomodarse al "modo" que hace que los hombres pierdan las ganas y las ansias de vivir. Su palabra incomoda a los otros y asume las consecuencias. 3. Su vida no es una vida que corre tras de cualquier ilusión, no se deja arrastrar por cualquier viento; sino que está orientada por la misión que le ha dado su Padre Dios. 4. Sabe renunciar, sabe dejar a un lado, sabe apartarse. Nosotros a veces nos aburrimos porque los proyectos que hacemos se quedan sin sentido y no somos capaces de dejarlos y encontrar otros. Jesús sabe irse; sabe encontrar nuevos espacios en donde cumplir su misión.






Blog Pastillitas