Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

martes, 15 de octubre de 2013

AGRADECIMIENTO Y BENDICIONES

Muchos favores del Señor los recibimos de Dios a través de las personas que vemos diariamente, y por eso el agradecimiento a Dios debe pasar por esas personas que tanto nos ayudan a que la vida sea menos dura, la tierra más grata y el Cielo más próximo.

Al Señor le agrada vernos agradecidos con todos aquellos que cada día nos favorecen de mil maneras. Es necesario pararnos y decir sencillamente «gracias» con un gesto amable que compensa la brevedad de la palabra .

Diariamente también debemos pedir abundantes bendiciones del Señor para aquellos, conocidos o no, que nos han procurado algún bien .

Y no dejemos pasar ningún día sin decir: «Gracias, Señor, por todo». No existe un solo día en que Dios no nos conceda alguna gracia particular y extraordinaria.

Tomado de Hablar con Dios