Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

lunes, 29 de abril de 2013

LOS IDEALISTAS

El ideal es un gesto del espíritu en la búsqueda de la perfección, es un esfuerzo continuo del hombre para adaptarse a una naturaleza que evoluciona. Todo ideal es una fe en la posibilidad de la perfección. Sin ideales seria inexplicable la evolución humana. Los espíritus afiebrados por algún ideal son adversarios de la mediocridad. Todo idealista posee un sentido de las diferencias que le permite distinguir entre lo bueno y lo malo que observa, y lo mejor que imagina. Sin ideales es inconcebible el progreso. Hay dos clases de idealistas, según predomine en ellos el corazón o el cerebro. El idealismo sentimental es romántico, donde la imaginación no es inhibida por la crítica y los ideales viven del sentimiento. El otro es el idealismo con los pies en la tierra donde los ritmos afectivos son encarrilados por la experiencia y la crítica que convierte los ideales románticos en ideales reflexivos y serenos. La primera clase corresponde a la juventud y la segunda a la madurez, la primera es adolescente, crece, puja y lucha; la segunda es adulta, se fija, resiste, vence. Los idealistas románticos son exagerados porque son insaciables. Las rebeldías románticas son aplanadas por la experiencia, pero la actitud del idealista será siempre hostil a su medio, de abierta resistencia a la mediocridad ambiental.