Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

viernes, 18 de enero de 2013

PERDON Y RECONCILIACION

Muchas veces sentimos que hemos actuado mal, que hicimos lo que nunca debimos hacer. Ese sentimiento de culpa nos debe llevar de nuevo a los pies de Cristo y no como pasa con muchos que lo usan como excusa para no hablarle más a Cristo. Dios te ama siempre y siempre te da una nueva oportunidad. Hay dos casos que me tocan el corazón cuando hablo de perdón: El caso de David y el caso del hijo pródigo. En ambos casos se muestra la misericordia de Dios.
1. David mata a Urías para quedarse con su mujer, Betsabé. David se arrepiente ante la presencia de Dios y Dios lo perdona,  lo que es más, el hijo de esa relación adulterina de David con Betsabé es Salomón quien va seguir la línea de descendencia de Jesús. Dios perdona a David de tal manera que cuando Dios habla con Salomón le dice: “ojalá tengas el corazón de tu padre David”
2. En el caso del hijo pródigo, el padre deja en libertad a su hijo que destruye todo lo que le corresponde de herencia. A pesar de eso el padre le perdona cuando el hijo vuelve arrepentido y le dice: “traigan el mejor cordero para celebrar el regreso de mi hijo que estaba perdido y ha regresado”.
Ese es Dios para nosotros. El pecado rompe nuestra relación con el Padre pero el perdón vuelve a dejar intacta esa relación. El sacramento de la reconciliación es un regalo de Dios. Muchas veces vemos el sacramento de la reconciliación como ir a un tribunal pero no es así, por el contrario, es una fiesta como la que el Padre le hizo al hijo pródigo cuando regresó a su casa. Por eso te animo que te acerques a Dios para que Él te perdone, te haga sentir bien. 

Linero Caracol TV 150113