Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

miércoles, 30 de enero de 2013

LA PACIENCIA


La paciencia es una virtud bien distinta a la pasividad ante el sufrimiento; paciencia no es  no reaccionar, ni un simple aguantarse. Paciencia es parte de la virtud de la fortaleza que lleva a aceptar con serenidad el dolor y las pruebas de la vida, grandes o pequeñas. La paciencia es el fundamento de la grandeza de ánimo y de la alegría de quien está seguro de hacer lo que le dicta su conciencia. La paciencia es un rasgo de personalidad madura que hace que las personas pacientes esperen con calma a que las cosas sucedan ya que saben que a las cosas que no dependen estrictamente de uno hay que darles tiempo. La persona paciente tiende a desarrollar una sensibilidad que le permite identificar los problemas, contrariedades, alegrías, triunfos y fracasos del día a día y, por medio de ella, afrontar la vida de una manera optimista, tranquila y siempre en busca de armonía.

Adaptado de: www.proyectopv.org