Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

sábado, 12 de enero de 2013

Como te hicieron sentir nunca se olvida

El 14 de octubre de 1998, en un vuelo trasatlántico, tuvo lugar el siguiente suceso :
A una dama la sentaron al lado de una persona de color. La dama pidió a la azafata que la cambiara de sitio pues no podía sentarse al lado de una persona tan desagradable. La azafata le respondió que el vuelo estaba muy lleno pero que iría a buscar un puesto en primera clase. El hombre de color se sintió incómodo por la reacción de su compañera pero tuvo la educación de no armar un escándalo. La dama se sentía triunfadora porque la iban a cambiar de sitio. Minutos más tarde la azafata regreso y le informó a la dama que afortunadamente había encontrado un lugar en primera clase, que se había demorado unos minutos porque había tenido que consultar al capitán a lo que el capitán le respondió que no podía obligarse a nadie a viajar con una persona tan desagradable. La dama con cara de triunfo comenzó a levantarse de su asiento pero en ese momento la azafata le dijo al señor de color: “sería usted tan amable de acompañarme a la primera clase? El Capitán en nombre de la compañía le ofrece disculpas por haber tenido que soportar una persona tan desagradable a su lado”.

Desde ese momento en todas las oficinas de la compañía se lee el siguiente mensaje: “Las personas pueden olvidar lo que les dijiste, las personas pueden olvidar lo que les hiciste pero las personas nunca olvidarán como las hiciste sentir”

Así que todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así haced vosotros con ellos, porque esto es la ley y los profetas (Mt 7:12) .

Hernán Torres