Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

viernes, 19 de octubre de 2012

Conduce el coche de tu vida


Nuestro coche se llama “vida” y el Ser Supremo ha sido lo suficientemente generoso, como para darnos a cada quien un “coche” propio. 

Todos debemos ser los conductores de nuestra propia vida. Desafortunadamente, muchos no asumen esa responsabilidad.  Son conductores miedosos, que les gusta preguntar qué deben hacer a cuanto acompañante tienen y como resultado nunca están satisfechos con su vida.

¿Por qué siguen escuchando los consejos de otros, cuando no están satisfechos con los resultados?.  Porque es más fácil culpar a otros de sus fracasos que asumir su propia responsabilidad.
    
Nadie puede esperar tener éxito en lo que le gusta con tan solo unos intentos.  La historia está llena de hombres que pelearon por sus ideas, y que después de fracasos temporales obtuvieron el éxito.    

Estas personas fueron tercas en escucharse primero a ellas mismas, antes que a los demás.

¿Que consejo te puedo dar?  Hay dos frases que me encantan: “Caminante: no hay camino, se hace camino al andar” de Machado, y “Sigue intentando hasta que tengas éxito” de Malcolm Forbes.

La fe en un Ser Supremo ha sido muy importante para mí.  Me ha dado la paz y serenidad necesarias cuando parece que mi mundo se voltea de cabeza.

Reflexiones – Renuevo.net