Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

miércoles, 17 de octubre de 2012

Aprovecha las oportunidades

Lee Iacoca, un gerente que hace 50 años revolucionó la Ford y la Chrysler decía que una decisión correcta estaba equivocada si se tomaba  tarde. Por ello Iacoca  proponía tres condiciones para tomar decisiones correctas: 

1. Cambiar de actitud mental. Si careces de iniciativa reconoce que el problema viene de adentro y  no lo atribuyas a los demás. Por eso tienes que analizar lo que te lleva a no decidirte. Que es lo que te lleva a estar frente el gol y no chutar el balón, a vacilar hasta que el arquero llegue y te lo quite de tus pies? Tienes miedo de los riesgos? Te desanimas por algún fracaso del pasado, por qué en el pasado botaste un gol en una situación similar?  No ves el potencial que la oportunidad te ofrece? No serás capaz de avanzar si no enfrentas la razón de tu duda. Ten claro en tu corazón lo que te hace perder las oportunidades que te ofrece la vida. El pasado quedó atrás. A muchos le dan una oportunidad y la dilapidan.

2. Salir a buscar las oportunidades y cuando te lleguen exprimirlas al máximo. No esperes que las oportunidades toquen a tu puerta. Haz una lista de tus talentos, de tus logros y desde allí sal a buscar oportunidades. Para encontrar oportunidades hay que identificar las necesidades. Toda necesidad esconde una oportunidad. Las necesidades y en consecuencia las oportunidades están en todas partes. Donde tu menos crees puede haber una oportunidad esperando por ti, lo importante es que salgas a buscarla

3. Dar el próximo paso. Una cosa es tener la oportunidad y la otro aprovecharla. El hijo prodigo cuando está en su proceso de conversión y ve la oportunidad de regresar a la casa de su padre se dice “iré donde mi padre y le diré….”, y de inmediato se levantó y agarró el camino de regreso a la casa de su padre. Si lo piensas hazlo de una vez. Una cosa es ver la oportunidad y la otra es aprovecharla. Muchos tienen grandes ideas mientras están bajo la ducha, pero pocos son los que se secan y salen a aprovecharla. Tienes que ser de los que dan el paso siguiente. No te detengas hasta que hayas hecho todo lo posible para aprovechar las oportunidades que se te presentan. 

Linero, Día a Día Caracol-tv 161012