Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

miércoles, 20 de noviembre de 2013

LOS ABUELOS 2

Los abuelos son el tesoro de nuestra sociedad y un pueblo que no los toma en cuenta no tiene futuro porque no tiene memoria. Vivimos en un tiempo en el que los ancianos no cuentan, se descartan, porque fastidian. Los ancianos son los que nos traen la historia, nos traen la doctrina, nos traen la fe y nos dan la herencia. Son los que, como el buen vino envejecen, tienen esta fuerza dentro para darnos una herencia noble.

Cuando era chico había una familia de papá, mamá, varios niños y un abuelo que cuando tomaba la sopa se ensuciaba la cara. Fastidiado, el papá compró una mesita donde aislar a su padre. Ese mismo papá, un día cuando regresó a su casa vio a uno de sus hijos haciendo una mesita "¿Y para qué?" preguntó el papá. "Para ti, papá, para cuando tú te vuelvas viejo como el abuelo".

Esta historia me ha hecho tanto bien, toda la vida. Los abuelos son un tesoro. La Carta a los hebreos nos dice: ‘Acuérdense de sus mayores, que les han predicado la Palabra de Dios e imiten su fe’. La vejez a veces es fea por las enfermedades que trae, pero la sabiduría que tienen nuestros abuelos es la herencia que nosotros debemos recibir. Un pueblo que no custodia a los abuelos, un pueblo que no respeta a los abuelos, no tiene futuro, porque no tiene memoria.

Nos hará bien pensar en tantos ancianos y ancianas, tantos que están en casas para ancianos, y también en tantos abandonados por sus familiares. Son el tesoro de nuestra sociedad.

Recen por nuestros abuelos, nuestras abuelas, que tantas veces han tenido un papel heroico en la transmisión de la fe en tiempo de persecución.

Adaptado de Vaticano Nov. 13 (ACI/EWTN Noticias).-, Papa Francisco, Homilías