Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

lunes, 25 de noviembre de 2013

ESTA PUEDE SER TU HISTORIA

La historia de Saqueo un día pueda ser la historia tuya

Saqueo tenía un cargo muy importante, era un hombre rico pero no se sentía satisfecho. Saqueo desea ver a Jesús, pues aunque cree que lo tiene todo siente que le falta algo.
   
Saqueo tiene deseos de ver a Jesús y lo va a buscar donde esté. Toma la decisión de vencer los obstáculos que tiene: su baja estatura que representa sus ideales chiquitos, y los prejuicios de la gente que no lo dejaban acercarse a Jesús. Muchos no buscan a Jesús porque tienen miedo de que los critiquen. Si uno quiere buscar a Jesús tiene que quitarse de encima el prejuicio del “qué dirán”. A Saqueo no le da miedo hacer el ridículo, se sube a un árbol para ver a Jesús y entonces el buscador es encontrado. Dios toma la iniciativa, lo ve, lo llama por su nombre y le ofrece su amistad. Jesús entra a la casa de Saqueo, come con él y lo escucha. Los efectos del encuentro cambian la vida de Saqueo, cambian su manera de mirar la vida, el que antes solo se miraba a sí mismo ahora piensa en los demás, tanto así ofrece la mitad de sus bienes a los pobres. Su relación con Dios se manifiesta en un cambio de su relación con los pobres. 

Su fe se manifiesta en un cambio de manera de pensar y un cambio en la manera de actuar. Saqueo no ofrece rezar más rosarios ni ir a más misas, Saqueo va mas allá y ofrece cambiar su forma de ser y dar con su vida testimonio de Jesús.

Adaptado de Linero. Homilía 24-nov-2013. Caracol TV