Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

viernes, 22 de noviembre de 2013

LA SOLIDARIDAD 2

La Doctrina Social de la Iglesia no tolera que los beneficios sean de quien produce y la cuestión social se deje al Estado y a las acciones de asistencia y voluntariado. Es por esto por lo que la solidaridad es una palabra clave de la Doctrina Social. Pero nosotros, en este tiempo, corremos el riesgo de sacarla del diccionario, porque es una palabra incómoda, para la economía y los mercados la solidaridad es casi una palabrota.

El trabajo es demasiado importante. Trabajo y dignidad de la persona caminan al mismo paso. La solidaridad tiene que aplicarse también para garantizar el empleo; la cooperación representa un elemento importante para asegurar la pluralidad de presencias entre los gestores en los mercados.

Los jóvenes y las personas mayores son considerados en la actualidad desechos porque no responden a ningún criterio útil de inversión. Se dice que son 'pasivos', no producen, en la economía de mercado no son sujetos de producción. No tenemos que olvidar, sin embargo, que los jóvenes y los ancianos llevan consigo cada uno una gran riqueza: ambos son el futuro de un pueblo. No puede haber un desarrollo auténtico ni un crecimiento armónico de una sociedad si se niega la fuerza de los jóvenes y la memoria de los ancianos. Un pueblo que no cuida de sus jóvenes, de sus ancianos, no tiene futuro.

Adaptado de Papa Francisco. ACI/EWTN Noticias. Vaticano, 21 Nov. 13