Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

lunes, 11 de noviembre de 2013

DA A NUESTROS HIJOS RAICES PROFUNDAS


Tiempo atrás, tuve un vecino que plantaba árboles pero jamás los regaba. Un día me acerque y le pregunte la razón para no regarlos. El me respondió: Si riego los árboles las raíces se acomodarán a la superficie y quedarían siempre esperando por el agua fácil. Como no los riego, los árboles demorarán más en crecer, porque sus raíces se profundizarán en busca del agua.

Varios años más tarde regresé y  fui a dar una mirada a mi antigua residencia. Al aproximarme, noté un bosque que antes no había. ¡Mi antiguo vecino había realizado su sueño! Lo curioso es que aquel era un día de un viento muy fuerte y los árboles de la calle  estaban arqueados mientras los de la quinta de mi vecino estaban sólidos y resistían implacablemente la ventolera. Las adversidades por las cuales aquellos árboles habían pasado al privarlos de riego los había endurecido.

Todas las noches, antes de irme a acostar, doy siempre una mirada a mis hijos, me inclino sobre sus camas y oro por ellos, la mayoría de las veces, pido para que sus vidas sean fáciles, pero he pensado que es hora de cambiar mis plegarias. Este cambio tiene que ver con el hecho de que es inevitable que los vientos fuertes los alcancen.

Sé que ellos encontrarán innumerables problemas, y ahora me doy cuenta de que mis oraciones para que las dificultades no ocurran, han sido demasiado ingenuas, pues siempre habrá una tempestad ocurriendo en algún lugar.

Al contrario de lo que había hecho, ahora pediré que mis hijos crezcan con raíces profundas, de tal forma que puedan sacar energía de los lugares más remotos. Oramos demasiado para no tener dificultades, pero lo que necesitamos hacer es pedir para que desarrollen raíces fuertes y profundas, de tal manera que, cuando las tempestades lleguen y los vientos soplen,  resistan con valor. ¡Oremos para que Dios nos dé y dé a nuestros hijos raíces profundas que los haga capaces de soportar las dificultades que tendrán que afrontar en sus vidas!


Adaptado de http://www.regnumchristi.org. Cuando las raíces mantienen firme tu