Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

jueves, 14 de noviembre de 2013

EL ADMINISTRADOR DESHONESTO

El Papa Francisco usó como ejemplo la parábola del administrador deshonesto que engaña y roba, para decirnos que el hábito del soborno es una costumbre mundana y muy pecadora. Es un hábito que no viene de Dios: ¡Dios nos ha pedido que llevemos el pan a casa con nuestro trabajo honesto!

!Y este hombre daba de comer a sus hijos pan sucio! Y sus hijos, tal vez educados en colegios costosos, tal vez crecidos en ambientes cultos recibían de su papá como comida la inmundicia, porque el papá había perdido la dignidad.

Alguno de ustedes podrá decir: “¡Pero este hombre ha hecho lo que hacen todos!”. ¡Pero no todos! Lo hacen algunos administradores, administradores de empresas, administradores públicos; algunos administradores del gobierno... Quizá no sean tantos. Pero es el camino más breve, más cómodo para ganarse la vida".

Recemos hoy por tantos niños y muchachos que reciben de sus padres pan sucio: ¡También éstos están hambrientos
de dignidad! Rezar para que el Señor cambie el corazón de estos devotos del soborno y se den cuenta de que la dignidad viene del trabajo digno, del trabajo honesto, del trabajo de cada día y no de estos caminos más fáciles que al final te quitan todo. Recemos para que no les pase a ellos lo que a aquel otro personaje del Evangelio que tenía tantos graneros, tantos silos repletos que no sabía qué hacer de ellos, al que el Señor le dijo: “Esta noche deberás morir”.

Adaptado de Papa Francisco. Homilía del 8 de noviembre, 2013 (Romereports.com)