Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

martes, 5 de febrero de 2013

LA SAMARITANA

La Samaritana es una mujer interesante que vive un encuentro con Jesús que le cambia la vida. Jesús se cansa, siente sed y va a un pozo a buscar agua. Todas las ciudades se construían alrededor de una fuente de agua, por eso los pozos eran un lugar de encuentro en las tierras desérticas de Palestina. La Samaritana vino a sacar agua y encontró a Jesús sentado al lado del pozo. Jesús le dijo “dame de beber” a lo que la mujer respondió “como es que tú siendo judío me pides agua a mi que soy samaritana?”. Jesús rompe con las rutinas de la época porque entre judíos y samaritanos no había dialogo. Es Jesús quien inicia el dialogo, Él toma toma la iniciativa, Él rompe paradigmas para conversar con una Samaritana que nos representa a nosotros.  Me encanta lo que sucede, la mujer  muestra su extrañeza, la respuesta de Jesús es preciosa: “si tu conocieras el don de Dios y quien te dice dame de beber Él te hubiera dado de beber agua viva”. Nosotros creemos que el agua estancada del sexo, de la droga del licor va a saciar nuestra sed, pero no es así, y no comprendemos que si tuviéramos agua viva si la saciaríamos y para siempre. La Samaritana le dice entonces a Jesús, “pero si no tienes ni siquiera un balde como vas a sacar agua?” La Samaritana cree que Jesús se refiere a la misma agua del pozo y nosotros como la Samaritana vivimos pidiendo el agua de ese pozo. Pero Jesús se refiere a otra agua que no es de ese pozo de agua muerta, Jesús se refiere al agua viva, por eso le responde: “quien beba de esa agua (del pozo) volverá a tener sed pero quien beba del agua que yo le daré no volverá a tener sed”. Una vez que la Samaritana entiende el mensaje entonces responde “dame de esa agua para que yo no vuelva a tener sed”.
Voy yo como la Samaritana al pozo a buscar agua o recibo del agua viva que Jesús me ofrece todos los días? 

Linero, Caracol TV 310113