Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

viernes, 1 de febrero de 2013

JEREMÍAS

Jeremías fue un profeta del Antiguo Testamento a quien el Señor llamó cuando aún era muy joven, para que anunciara a sus paisanos y contemporáneos lo que ellos no querían oír. Jeremías anunció la invasión y el exilio de los israelitas a Babilonia que vendría como un castigo por la violencia y la corrupción de su pueblo, decía: “Hablan de paz, pero no hay paz”. Jeremías desafió la política y el paganismo de los reyes de Judea, le tocó enfrentar lo que hoy llamamos opinión pública, lo hizo y consiguió el desprecio, el señalamiento, la burla y el ataque de todos. Por momentos Jeremías reclamó a Dios lo que le estaba sucediendo con la tarea que le había mandado a hacer, pero no se rindió, siguió su lucha hasta el final.
Muchas veces nos corresponde hacer lo de Jeremías, decir verdades incómodas y es probable que nos miren con desprecio por no decir lo que todo el mundo quiere oír sino lo que nosotros creemos que debemos decir. Todos se burlan de Jeremías por anunciar la verdad que Dios y todos se pueden burlar de nosotros por tratar de hacer lo mismo. Hoy vivimos un mundo donde todo lo que dice Dios parece anticuado y en esto tenemos que ser como Jeremías, decir lo que Dios anuncia y no lo que el mundo quiere oír.

Linero Caracol TV 310113