Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

jueves, 1 de noviembre de 2012

Renovar nuestra fé


Siempre necesitamos vivir procesos de re-acercamiento como por ejemplo, revivir lo que sentimos cuando comenzamos a vivir nuestro primer amor o cuando comenzamos a hacer nuestro primer trabajo. Cuando comenzamos siempre lo hacemos con todas las ganas. Renovar nuestra fe es volver a vivir nuestro primer encuentro con Jesús. Ese encuentro que nos hizo pensar todo de manera distinta, que nos hizo comenzar a caminar en otro sentido, ese encuentro que nos hizo vivir llenos de gozo. Muchas veces hemos dejado que la experiencia de ese primer encuentro con Jesús se extinga y que todo termine y se convierta en una experiencia pesada.
Siempre que el corazón de un hombre se re-encuentra con Jesús la vida cambia adquiere colores distintos, Pídele al espíritu de Dios volver a tener ese encuentro inicial y sentir que Jesús esta allí llenándote de amor, llenándote de alegría; como lo hizo Jesús con Bartimeo o con Pablo.
Renueva también tu relación de pareja, no digas hasta aquí llegamos, sino que revive las razones por las cuales tu un día dejaste todo y te uniste a ella. No dejes que la rutina haga que esa experiencia que antes te hacia sentir mariposas en el estomago ahora te canse. No me vayas a decir que lo mejor es comenzar con otra persona, deshacer toda la experiencia que has vivido, destruir todo lo que has construido.
Renueva también tu relación de trabajo. Renueva el ser mamá o papá no dejes que la rutina diaria te robe la alegría de amar a tus hijos. Hoy pidámosle al Espíritu Santo que renueve estas fuerzas y nos ayude a vivir de nuevo esas experiencias bellas que un día tuvimos, que nos ayude a renovar nuestras ganas de vivir para salir hacia adelante.
No temas las situaciones difíciles que puedan ocurrir porque el Señor siempre que se lo pidas renueva su presencia en ti. Pon tu vida en presencia del Señor y confía en Él.
Siempre es posible renovar la relación y eso implica que yo cambie mi corazón.
Linero. Día a Día. Caracol TV