Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

sábado, 17 de noviembre de 2012

Alimento para el alma...

Una persona que iba a misa todos los domingos le escribió al editor de un periódico: "He ido durante 30 años todos los domingos a misa, habré oído unos 1.500 sermones pero no recuerdo ni uno solo, por eso pienso que estoy perdiendo el tiempo y lo pierden también los sacerdotes diciendo sermones que no aprendo". 

Así comenzó un intercambio de "cartas al editor" que terminó cuando alguien escribió lo siguiente: 

"Llevo casado 30 años, durante ese tiempo mi esposa debe haber preparado 32.000 comidas y juro que no recuerdo ni un solo menú. Lo que si recuerdo es esto: todas me alimentaron y me dieron la fuerza que necesitaba para hacer mi trabajo. Si mi esposa no me las hubiera dado estaría muerto. !de la misma manera si no hubiese ido a la iglesia a alimentarme todos los domingos hoy estaría espiritualmente muerto!"