Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

lunes, 17 de febrero de 2014

AMA A TU ESPOSA (O)

Dale a tu esposa(o) todo el amor y el respeto que puedas, y eso sí: ¡exígele lo mismo!; ya que toda relación que no esté basada en el respeto a la dignidad del otro, sean los hijos o el cónyuge, estará condenada al dolor y la infelicidad, y si algún día el amor, la admiración y el respeto se acaban, enfréntalo(a) con toda la sinceridad y nobleza del caso, ayudándolo(a) en todo lo que puedas, y poniéndote en cada momento en su lugar. ¡Con el tiempo te lo agradecerá!

Ámala(o) por encima de cualquier cosa, y sobre todo, las materiales. Acuérdate lo que dijo Jonathan Moldu: "las personas fueron creadas para ser amadas, y las cosas fueron creadas para ser usadas. La razón por la que el mundo está en caos, es porque las cosas están siendo amadas y las personas están siendo usadas".

¡Valórala(o) mucho y que te valore a ti! Mi madre siempre me decía: "quien no sabe valorar un gran amor, no sabe qué es vivir. Y si no lo sabe; no merece compartir la vida contigo".


Tomado de: Carlos Dorado.  ¡Cuarta carta a un hijo! EL UNIVERSAL 8 de febrero de 2014