Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

martes, 10 de diciembre de 2013

SE FELIZ

Hijo, la vida tiene un gran objetivo: ¡Ser Feliz!; y quizás para lograrlo, lo mejor sea: luchar apasionadamente por lo que se desea y todavía no se tiene; pero querer apasionadamente lo que ya se tiene. Mi madre solía decirme: "Carlos, si solo deseas lo que tienes, habrás alcanzado la felicidad plena".

Cuídate del éxito, éste es el mayor enemigo del ser humano, porque el éxito trae consigo "dinero" y un incremento exagerado del "ego". El dinero te da derecho a comprarte placeres; y tiende a convencerte de que tú, y por ser tú, te mereces todo; y el ego te lleva a creer que estás por encima de todo.

Y por experiencia te digo que cuánto más te enfocas en el resultado, más tardará en llegar. Solo si disfrutas lo que estás haciendo, no importa cuándo lleguen los resultados, porque ya desde el primer día estarán llegando. Inclusive, te diría que nunca califiques los eventos de positivos o negativos; simplemente de experiencias, de las cuales aprendiste.

Y estoy seguro de que aprenderás más de las negativas, que de las positivas. El goce de ganar nunca debe ser superior al de perder, ya que este último es el que realmente te hace entender mejor el valor de ganar; y además con el tiempo, las pérdidas siempre acaban convirtiéndose en ganancias.
Eso sí; llénate de sueños, camina, persíguelos. No importa lo que te digan.

No quiero terminar esta carta hijo, sin dejar de mencionarte dos bellas frases que algún día leí: "La ausencia del dinero nos empobrece; su mal uso nos vuelve miserables". "Solo tienes que darle dinero y poder al ser humano para conocerlo en profundidad".



Párrafos tomados de ¡Segunda carta a un hijo! Carlos Dorado |  El Universal  7 de diciembre de 2013