Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

lunes, 6 de octubre de 2014

EL ANGEL DE LA GUARDA

Muchas veces se piensa en el ángel de la guarda como algo infantil, pero no es así.

La misión de los ángeles custodios es acompañar a cada hombre en el camino por la vida, cuidarlo en la tierra de los peligros de alma y cuerpo, protegerlo del mal y guiarlo en el difícil camino para llegar al Cielo. Es un compañero de viaje que siempre está al lado nuestro, en las buenas y en las malas: mientras descansa, cuando se divierte, cuando reza, cuando le pide ayuda y cuando no se la pide. No se aparta de él ni siquiera cuando pierde la gracia de Dios por el pecado. Le prestará auxilio para enfrentarse con mejor ánimo a las dificultades de la vida diaria y a las tentaciones que se presentan en la vida.

Para que la relación de la persona con el ángel custodio sea eficaz, necesitas hablar con él, llamarle, tratarlo como el amigo que es. Así podrá convertirse en tu fiel y poderoso aliado nuestro. 



Adaptado de L. de Planas. Catholic.net.