Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

viernes, 20 de septiembre de 2013

LA GENEROSIDAD

La generosidad es la virtud de las almas grandes, que encuentran la satisfacción y la alegría en el dar más que en el recibir. La persona generosa sabe dar ayuda material con cariño y comprensión, y no busca a cambio que la quieran, que la comprendan, que la ayuden. Da y se olvida que ha dado.
El dar ensancha el corazón y lo hace más joven, con mayor capacidad de amar. Cuanto más damos, más nos enriquecemos interiormente.
¿Con quién tenemos que ser generosos? Con todos. Con Dios. Con los demás, sobre todo con los más necesitados.
Manifestaciones de una persona generosa.
  • ·         Sabe olvidar con prontitud los pequeños agravios.
  • ·         Tiene comprensión y no juzga a los demás.
  • ·         Se adelanta a los servicios menos agradables del trabajo y de la convivencia.
  • ·         Perdona con prontitud todo y siempre.
  • ·         Acepta a los demás como son.
  • ·         Da, sin mirar a quién.
  • ·         Da hasta que duela.
  • ·         Da sin esperar.

Fuente: P. Antonio Rivero LC | Catholic.net

Blog Pastillitas