Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

lunes, 16 de septiembre de 2013

ELOGIO A LA LENTITUD

  • Vivir de prisa no es vivir… Es sobrevivir.
  • No dejes que la prisa te gobierne. Muchas cosas que nos planteamos ahora  son postergables…  Prueba y verás.
  • Cuando estés acompañado apaga el celular y desconecta el teléfono.
  • Pasa tiempo a solas contigo mismo, en silencio… Escucha tu voz interior… Medita sobre la vida en general.
  • No hay que temer al silencio. Al principio es difícil, pero luego se notan sus beneficios.
  • Apártate de los ruidos y no mires la televisión a toda hora
  • Escucha música con calma y   verás que es bellísima.
  • Escribe una lista de prioridades… Si lo primero que escribiste es trabajo, algo anda mal,  vuelve a redactarlo
  • El trabajo es importante y debemos hacerlo, pero no es lo más importante en la vida
  • No hay que creer eso de que en poco tiempo se ama… Es un error pensar que se puede amar una hora por día y basta con eso.
  • Hay que escuchar los sueños de la gente que amas…, sus miedos…, sus alegrías…, sus fracasos…, sus fantasías… y sus problemas.
  • No hay que esperar que todos sigan tu ritmo. Eres tú quien debe desacelerar el paso.
  • Recuerda que la conversación y la compañía silenciosa son los medios de comunicación más antiguos que existen.

Carl Honoré, Elogio de la Lentitud