Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

sábado, 21 de septiembre de 2013

EL MIEDO

En el corazón coexisten dos emociones: el miedo y la fe. No alimentes la primera, no dejes que la primera arrope la segunda pues tu eres el que decide cuál de las dos emociones debe a prevalecer sobre la otra. No puedes esperar que el temor desaparezca si no alimentas la fe. El amor y la fe son las emociones que echan fuera los miedos. No puedes pretender que el temor salga de ti si no eres tú el que con tu fe lo derrotas. Si alimentas tus temores y cedes ante ellos tus miedos van a crecer indefinidamente. Cuando sientas miedo trata de entender cuál es la razón de ese miedo. La mayoría de los miedos son anticipaciones y las anticipaciones no son correctas por lo que los miedos son irracionales. Tú que eres racional tienes que encontrar la causa de tus miedos. Si te dicen que hay un fantasma lo primero que tienes que hacer es preguntarte: es razonable que exista un fantasma?. Si alimento el miedo, si dejo crecer, el miedo se apoderará de mí y terminaré haciendo lo que no quiero hacer o no haciendo lo que tengo que hacer. Es normal que haya miedo, el miedo es un mecanismo de defensa, pero no lo dejes crecer porque caerás en pánico que es el descontrol total. No te enfoques en el miedo, no lo alimentes, deja que se muera de hambre. No lo alimentes con rumores, con películas, con lecturas. Alimenta tu fe, mientras más alimentes tu fe más desaparecerán tus miedos. Cuando sientas miedo en vez de rendirte sigue peleando y te aseguro que encontrarás una explicación. No todo es racional pero todo es razonable.

Adaptado de Linero. Día a Día. Caracol TV. 20-sep-2013

Blog Pastillitas