Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

martes, 30 de septiembre de 2014

OBRAS NO PALABRAS

En el Evangelio Jesús cuenta la historia de dos hijos. Su padre les pide que vayan a trabajar a la viña. El primero responde: "¡No quiero!". El otro le responde "Voy, señor" pero no va. En cambio, el primero, cae en cuenta de su error, se arrepiente y va a trabajar. Y Cristo pregunta a sus oyentes: "Cuál de los dos hizo lo que quería el padre?". La respuesta era obvia: el primero. Sus obras lo demostraron.

Después de la parábola Jesús dice a los sumos sacerdotes y jefes del pueblo que le oían: –"Yo os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del Reino de Dios". ¿Por qué? Porque los publicanos y las prostitutas actúan  como el primer hijo, a pesar de que su comportamiento al comienzo de su vida, al final creyeron en Cristo y se convirtieron ante su predicación.

Mientras que los fariseos y los dirigentes del pueblo judío, tienen una "pose" externa respetuosa y comedida, pero no cumplían la voluntad del Padre. 

Lo que verdaderamente importa para salvarse no son las palabras, sino las obras. Por eso, nuestro Señor nos dijo un día que "no todo el que me dice ¡Señor, Señor! se salvará, sino el que hace la voluntad de mi Padre”. 

Y nosotros, ¿cuál de estos dos hijos somos?


Adaptado de: C. González. ¿Cuál de ellos hizo la voluntad del Padre? Catholic.net. 28-sep-2014