Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

lunes, 22 de septiembre de 2014

EL SEMBRADOR


LA SEMILLA QUE CAYO EN EL CAMINO: Para ellos Cristo no representa nada en su vida. O porque no han recibido todavía su mensaje, o porque no les interesa. Viven sin saber a lo que están llamados. Pasan los años como si todo terminase aquí, sin más esperanza.

LA SEMILLA QUE CAYÓ ENTRE MALEZAS Y PIEDRAS: Ellos han oído hablar del Señor, pero su fe es superficial. Viven en el pecado sin preocuparse lo más mínimo. Son los cristianos que han adaptado sus costumbres a las del mundo. Piensan que así están bien y que al final todo se solucionará. Pero sus malas acciones le duelen profundamente al Corazón de Jesús.

LA SEMILLA QUE CAYÓ EN TIERRA BUENA: Personas conscientes de que realmente Dios les ama y tiene un plan de salvación para cada uno. Son los que, a pesar de sus limitaciones y caídas, se levantan y siguen por el camino que Cristo les ha marcado. Son los que han acogido el Evangelio, y los que dan frutos, construyen y santifican la Iglesia. Son el modelo y testimonio de la vida cristiana. Por ellos ha valido la pena la entrega de Cristo en la cruz.


Adaptado de: Que la Palabra de Dios entre como una semilla y de fruto en nuestro corazón. 
Autor: P . Clemente González. Catholic.net. 20-sep-2014