Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

miércoles, 26 de marzo de 2014

NO LLORES SI ME AMAS...

Créeme; cuando la muerte venga a romper las ligaduras,
Como ha roto las que a mí me encadenaban (...)
Volverás a verme, pero transfigurado,
Extático y feliz, no ya esperando la muerte,
Sino avanzando contigo,
Bebiendo con embriaguez a los pies de Dios
Un néctar del cual nadie se saciará jamás.

San Agustín.

(En memoria de Gilberto Sandia Briceño)