Compartir lo bueno...

Quiero compartir con todos los lectores, estas pastillitas, que mi hermano mayor me regala casi todas las mañanas. Reúnen las cualidades de ser profundas pero sencillas , de rápida lectura y de acción prolongada en sus beneficios , gracias Germán .

sábado, 6 de diciembre de 2014

SORPRESAS

En nuestras vidas hay “sorpresas” que en realidad no lo son. No debería sorprendernos que nos llegue una cuenta elevada del teléfono si hemos estado haciendo largas llamadas al exterior todo el mes. Para quien estudia y no se ha dedicado responsablemente a estudiar, es lógico que al llegar al examen "le sorprenda" lo difícil que es. ¡Era de esperar! Nosotros mismos preparamos y fraguamos estas sorpresas, que pueden resultar desagradables o negativas.

Pero sucede lo mismo en sentido positivo. Quien cumple su trabajo con profesionalidad, es emprendedor y tiene iniciativa, está preparándose una buena “sorpresa”, que puede ser un ascenso de puesto, más prestaciones, etc. De nosotros depende, entonces, que muchas situaciones del futuro sean buenas o malas.

Por eso, el Señor nos recomienda vigilar y orar; estar activos, construyendo nuestras vidas. Vigilar y orar para descubrir si estamos aprovechando al máximo el tiempo presente, ¡no vaya a ser que nos estemos preparando una sorpresa desagradable para el futuro! Hagamos el propósito de prepararnos en el Adviento, orando y meditando para estar preparados a la venida de Jesús.

Ignacio Sarre. Estad siempre alerta. Catholic.net. 30-nov-2014